¿Sabía que?
A partir del 1 de junio de 2013, todas las viviendas
que salgan a la venta o alquiler, deberán contar con
un Certificado de Eficiencia Energético.
Los propietarios están obligados
Habrá sanciones para los propietarios que no cumplan con la ley.
Estudio Energético
En estudio energético contamos con profesionales especializados
en la realización de certificaciones energéticas.
Etiqueta de Eficiencia Energética
La etiqueta de eficiencia energética debe ser incluida
en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta
o arrendamiento del edificio.

Preguntas frecuentes

Antecedentes

A raíz del continuado aumento del consumo energético y de la consabida amenaza para el medio que suponen los gases de efecto invernadero, desde el conjunto de la unión europea se vienen desarrollando desde hace años distintas normativas para limitar estos efectos y para contribuir a un uso más responsable y optimizado de los recursos energéticos. Más si cabe cuando la unión europea en general y España en particular tiene una dependencia exterior tan fuerte de los recursos energéticos y estimándose un aumento gradual  del consumo de combustibles fósiles, en lugar de revertir esa tendencia en favor del aumento de la contribución de las energías renovables a las necesidades energéticas del país.

Los edificios construidos a partir de  2007 deben estar provistos de este certificado de eficiencia energética siguiendo las indicaciones recogidas en REAL DECRETO 47/2007, de 19 de enero, por el que se aprobaba  el Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción.

Más del 40 % del consumo total de energía dentro de la Unión Europea corresponde al sector inmobiliario. El sector, (aunque actualmente de manera moderada) sigue en expansión, lo que hará aumentar el consumo de energía. Por ello, la reducción del consumo de energía y el uso de energía procedente de fuentes renovables en el sector de la edificación constituyen una parte importante de las medidas necesarias para reducir la dependencia energética exterior que tenemos  y las emisiones de gases de efecto invernadero.
Las viviendas construidas  a partir de  dicha fecha de entrada en vigor del CTE deben cumplir los requisitos para la obtención de una calificación energética ya que en su documento básico limitación de la demanda energética se incluyen las prescripciones a tener en cuenta para obtener unos valores de consumo más acordes a nuestra realidad, evidentemente siendo más restrictiva a la hora de ofrecer soluciones constructivas que contribuyan a un consumo más responsable y óptimo, todo esto queda recogido en. No obstante

Objetivo:

Con la entrada en vigor de la calificación energética se conseguirá una mayor concienciación de la ciudadanía sobre algo tan importante e imprescindible como es la energía y que supone su uso en lo que a términos económicos se refiere y más importante aún en lo que puede suponer en cuanto a disminución de daños al medio ambiente.

Por todos estos  condicionantes, entre otros, se ha aprobado el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril  (lo que tendría que haber ocurrido antes de fin de 2012, y por cuyo incumplimiento la Comisión Europea ha abierto un procedimiento de sanción a España), que obligará a que los edificios (o parte de ellos) tanto para venta como para alquiler muestren su Etiqueta Energética.    

La implantación de este certificado de eficiencia energética viene impuesta desde la Unión Europea. La mayoría de los países de Europa ya lo tienen. El coste del informe es mínimo frente a lo que representara para el propietario la venta o el alquiler de la vivienda o local. 

¿Qué es?

El certificado energético supone un estudio que realizará un técnico (Arquitecto, Arquitecto técnico, Ingeniero, Ingeniero Técnico) del consumo energético y de las emisiones de CO2 que emiten a la atmósfera las instalaciones de nuestra vivienda, local o edifico completo para cubrir las necesidades energéticas del inmueble, en condiciones normales de ocupación y funcionamiento. A tenor de los datos obtenidos en el certificado, la vivienda obtendrá una calificación energética (etiqueta energética), con valores que van desde la A (la mayor calificación, que supone un menor consumo) a la G (la menor calificación, que supone un mayor consumo). A los ciudadanos no nos resultará difícil asimilar este concepto ya que se viene empleando una clasificación similar en los electrodomésticos, por lo que ya estamos habituados a tener en cuanta esta calificación a la hora de adquirir un nuevo electrodoméstico. Como parte importante del documento resultante cabe destacar las medidas que se ofrecen al propietario del inmueble para que, de manera voluntaria, y a través de distintas actuaciones en la propiedad pueda mejorar la calificación de su vivienda al menos entre 1 y 2 escalones (dependiendo de la calificación obtenida en el certificado). Estas medidas pueden llevar a ahorros de hasta un 70% en la factura energética.

¿Para qué lo necesito?

En las operaciones de compraventa de inmuebles, el vendedor deberá entregar al comprador el original del certificado de eficiencia energética y, en casos de alquiler de inmuebles, se deberá adjuntar copia del certificado de eficiencia energética al contrato de alquiler.

Además es obligatorio que la etiqueta energética acompañe a cualquier actividad comercial que se realice para vender o alquilar una vivienda. Por ejemplo, entre otros, en los escaparates de las agencias inmobiliarias y en los diversos portales de internet deberá aparecer la etiqueta energética del inmueble objeto de venta o de alquiler.

¿A quién afecta?

Viviendas, locales, edificios residenciales o de oficinas estarán obligados a acreditar su calificación energética antes de proceder a su venta o alquiler. Solo casos muy particulares como edificios industriales y agrícolas, religiosos, construcciones provisionales, monumentos o edificios patrimoniales estarán exentos de esta obligación.

¿Para qué sirve?

Ante la trascendencia que supone para nuestras vidas el tomar la decisión de comprar una vivienda se hace mucho más obvio el valor que cobra el certificado de eficiencia energética, ya que el comprador dispondrá de información para cuantificar los consumos que tendrá que afrontar a lo largo de los años. El propietario por su parte contará con información facilitada por el técnico en su informe de las posibles medidas que se podrían acometer en el inmueble para conseguir una vivienda más eficiente.
Para el propietario supone una puesta en valor cuando disponga de una vivienda con una buena calificación energética frente a aquellos inmuebles con peor calificación. Además tendrá información de consumos y  posibles mejoras a realizar para mejorar la calificación. En la mayoría de ocasiones se podrán acometer actuaciones en pro de una mayor eficiencia energética a precios fácilmente amortizables, ya que se pueden llegar a alcanzar ahorros anuales muy importantes (hasta del 70%).

El propietario del inmueble (edificio completo, vivienda o local) es el responsable de encargar la realización de la certificación energética del edificio, o de parte del mismo. El propietario además será responsable de conservar la correspondiente documentación. Asimismo, según el órgano competente de la Comunidad Autónoma correspondiente, el propietario deberá, si es el caso, registrar el certificado de eficiencia energética.

¿Quién asume el coste del certificado de eficiencia energética?

El propietario del inmueble (edificio completo, vivienda o local) es el responsable de encargar la realización de la certificación energética del edificio, o de parte del mismo. El propietario además será responsable de conservar la correspondiente documentación. Asimismo, según el órgano competente de la Comunidad Autónoma correspondiente, el propietario deberá, si es el caso, registrar el certificado de eficiencia energética.

¿Qué es la etiqueta energética?

La etiqueta energética muestra, entre otros datos, la calificación energética de un edificio. La escala de la calificación energética son siete letras correlativas. De la letra A (edificio más eficiente energéticamente) a la letra G (edificio menos eficiente energéticamente). Además también constará, entre otros datos, información sobre el consumo de energía anual (kWh/año y kWh/m2) y sobre el consumo de CO2 Anual (kgCO2/año y kgCO2/m2)

¿Cuál es el periodo de validez de la etiqueta energética y el certificado?

La etiqueta energética y certificados de eficiencia energética caducan a los 10 años desde que son emitidos. No obstante, el titular podrá realizar voluntariamente otra certificación, con objeto, por ejemplo, de mejorar la calificación por motivo de reformas en el inmueble que mejoren la eficiencia energética.

¿Es obligatorio?

L o es en el momento que se quiere realizar una operación de compraventa o alquiler de un inmueble. En consecuencia, el propietario del inmueble es quien tiene la obligación de solicitar el certificado energético. Durante una operación de compraventa el vendedor deberá presentar el certificado energético ante el  notario para que éste proceda con la redacción de la escritura pública y entregar el original al comprador. En el caso de tratarse de un alquiler, se adjuntará una copia al contrato de arrendamiento.

Además es obligatorio que la etiqueta energética acompañe a cualquier actividad comercial que se realice para vender o alquilar una vivienda (Si aparecen en los escaparates de las agencias inmobiliarias, portales de internet, medios escritos, carteles en inmuebles,…,  deberá aparecer la etiqueta energética del inmueble)

¿Quién lo emite?

El Certificado de Eficiencia Energética lo debe realizar un técnico competente que esté en posesión de cualquiera de las titulaciones académicas y profesionales habilitantes para la redacción de proyectos o dirección de obras y dirección de ejecución de obras de edificación o para la realización de proyectos de sus instalaciones térmicas, según la Normativa vigente.

Construcciones exentas del certificado

En el Artículo 2.Ámbito de aplicación del RD 235/2013 se recogen estas exenciones

  • Edificios y monumentos protegidos oficialmente por ser parte de un entorno declarado o en razón de su particular valor arquitectónico o histórico.
  • Edificios o partes de edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y para actividades religiosas.
  • Construcciones provisionales con un plazo previsto de utilización igual o inferior a dos años.
  • Edificios industriales, de la defensa y agrícolas o partes de los mismos, en la parte destinada a talleres, procesos industriales, de la defensa y agrícolas no residenciales.
  • Edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 m.
  • Edificios que se compren para reformas importantes o demolición.
  • Edificios o partes de edificios existentes de viviendas, cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año, o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25 por ciento de lo que resultaría de su utilización durante todo el año, siempre que así conste mediante declaración responsable del propietario de la vivienda.
Contacto
Tel: +34 952 807 134
Email: info@estudioenergetico.es
¿Alguna Consulta?

Se necesita un valor.

Se necesita un valor.

Formato no válido.

© 2013 Estudio Energético. Todos los derechos reservados. | Diseño web y programación Proyecta en la nube.